En 2009, Satoshi Nakamoto publicó un software (o un protocolo de código abierto) y un documento de nueve páginas que explicaba su funcionamiento.

Este protocolo hacía posible llevar un registro confiable de todas las transacciones que ocurrían entre las personas que usaban este software. Lo que se transaría eran bitcoins (con b minúscula nos referimos a la moneda y con B mayúscula a la tecnología), y al registro lo llamó Blockchain.

Es así como nace la primera moneda nativa de internet, que no tiene ni tendrá forma física; que no depende de ningún gobierno, banco central, o empresa; y que es 100% global, transformándola en la moneda perfecta para esta nueva era digital.

¿Encontró su respuesta?